Qué pasa si solo me lavo la cara con agua

El limón es conocido por sus propiedades astringentes y desinfectantes y actúa como blanqueador natural, pero también se caracteriza por su alto contenido en vitamina C, antioxidantes y compuestos que regulan la acidez y favorecen la eliminación de grasas.

He aquí algunos consejos para sacarle el máximo partido al limón:

Por qué aparecen los granitos después de la limpieza facial

Es probable que los motivos sean uno de los siguientes:

  • Utiliza productos que son demasiado duros para su piel o productos que no son adecuados para pieles sensibles
  • Se limpia la cara sin humedecer la piel para abrir los poros.
  • Ejerce demasiada presión sobre su piel cuando se limpia la cara.
  • No te limpias bien la piel cuando te limpias la cara.
  • Abusa de la exfoliación facial demasiadas veces a la semana. Recomendado dos veces por semana como máximo
  • Lávese la cara con agua demasiado caliente. Debes aplicar agua tibia para limpiar tu rostro.
  • No estás haciendo toda la limpieza que tu piel necesita. Es recomendable hacer una limpieza por la mañana y otra por la noche antes de acostarse
  • Después de la limpieza del rostro no se aplica ninguna rutina facial para mantener la piel protegida e hidratada.

Es importante asegurarnos de que nuestra piel es apta para los limpiadores faciales que vamos a utilizar, ya que si no lo tenemos en cuenta, corremos el riesgo de utilizar limpiadores faciales demasiado abrasivos para nuestro uso general. piel.

Aplicar base y protector solar

La base es muy útil en nuestros rituales de belleza diarios. Ayuda a unificar la piel y lucir un rostro terso y sin imperfecciones. Las arrugas y las espinillas se disimulan y dependiendo del tipo de color que elijas en la crema base, te ayudará en algunos aspectos:

  • El verde disimula las manchas rojas.
  • El color amarillo o naranja suavizará las ojeras moradas o los tonos azulados.

¿Cómo debe ser el agua para lavarse la cara?

Como explica la especialista, en general “lo ideal es lavarse la cara con agua tibia pero, sobre todo, se debe evitar hacerlo con agua caliente.

Según dermatólogos y expertos, debemos lavarnos la cara dos veces al día y más de tres sería excesivo, ya que puede comprometer el equilibrio del pH y la luminosidad natural de la piel. Haga esto solo en casos extremos, cuando la piel es muy grasa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *